oct 202014
 

Cada momento determina las armas con las que se libran las guerras. En la nueva oferta hipotecaria brilla por su ausencia la comúnmente conocida como cláusula suelo, que impide al deudor beneficiarse en toda su magnitud de la bajada del euríbor.

Este indicador, al que están referenciadas la mayoría de hipotecas en España, está actualmente en mínimos históricos. Cerró septiembre en el 0,362%. La sentencia del Tribunal Supremo de mayo de 2013 que declaró nulas las cláusulas suelo de hipotecas de BBVA, Novagalicia (ahora Abanca) y Cajamar por considerarlas poco transparentes no solo hizo que estas tres entidades las retiraran de su cartera hipotecaria y las eliminaran de su nueva producción. También llenó los tribunales de reclamaciones de clientes con préstamos de otras entidades.

En un escenario marcado por el drama de los desahucios, el alto tribunal marcó el año pasado la senda por la que ahora transitan los bancos que incluían cláusulas suelo en su oferta hipotecaria y que las han borrado de su última ofensiva comercial. La excepción a esta regla es Banco Sabadell. Dentro de su actual oferta mantiene una hipoteca con cláusula suelo.

Su producto estrella no la incorpora y presenta un diferencial de euríbor más 1,90% para los años posteriores al periodo inicial. Sin embargo, el diferencial se establece en euríbor más 1,65% con la cláusula suelo, que fija un tipo de interés mínimo del 3% y un máximo del 12%. «Preferimos darle al cliente la opción de elegir», explican desde la entidad que preside Josep Oliú, tras incidir en la mejora del diferencial cuando se aplica un suelo a los tipos de interés.

Estas cláusulas, que enojan a los clientes cuando el euríbor está en niveles muy bajos, son muy bien acogidas por analistas e inversores institucionales, ya que permiten a los bancos asegurarse un determinado nivel de ingresos al margen de la evolución del principal índice de referencia. Según un reciente informe de Barclays, su supresión supone una merma significativa de ingresos, especialmente dañina para Sabadell y Popular.

Antes de que el Supremo alimentara el clamor popular contra los suelos hipotecarios, el Banco de España advertía en su informe anual de 2010 que su supresión podría acarrear el aumento del coste del crédito. Sin embargo, en esa época, el euríbor estaba mucho más alto que ahora, ya que cerró el año por encima del 1,5%.

Por su parte, la Asociación Hipotecaria Española (AHE) subraya que el precio de una hipoteca no lo marca solo el diferencial, sino que cada entidad ajusta las condiciones en función de las características del deudor y de su vinculación, de la cantidad de productos bancarios que contrate.

Al margen de Sabadell, el común denominador de la oferta hipotecaria actual es la falta de cláusulas suelo, así como la concesión de créditos cuyo porcentaje no supera el 80% del valor de tasación y cuyo límite máximo de amortización es de 30 años -a excepción de Bankia, que lo ha fijado en 40 años-. La fuerte vinculación exigida al cliente, con la domiciliación de nómina y la contratación de seguros de vida y hogar, también es una constante.

La Agencia Negociadora de Productos Bancarios, intermediario financiero, anticipa que las entidades financieras recrudecerán en 2015 la guerra comercial de la hipoteca que emprendieron este año con atractivas ofertas para asegurarse ingresos que sostengan la parte alta de la cuenta de resultados aprovechando la mejora del mercado inmobiliario.

  Un comentario en “La guerra de las hipotecas se libra sin cláusula suelo”

  1. […] Aquí realizan un análisis de la situación actual y sus posibles consecuencias. […]

 Deja un Comentario

(required)

(required)


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>