dic 232010
 

Después de aceptar sin mucho esfuerzo,  como otros tantos años,  que la lotería paso de largo y que los amigos te consuelen con la reiterada frase de… pero por lo menos tenemos salud…, eso sí,  salud tenemos, pero ¿tenemos inteligencia?

Leía no hace muchos días en un semanal de un periódico de tirada nacional, a Eduardo Punset,  sobre la moderna definición de inteligencia, que en resumen nos dice que para ser inteligentes tienen que darse dos condiciones básicas: la flexibilidad y la capacidad de representar mentalmente una determinada situación.

Totalmente de acuerdo con la definición, por lo menos en lo que en nuestra visión de la promoción inmobiliaria respecta, el promotor inteligente será aquel que acepte:  Continúa leyendo »