jul 312014
 

El fondo de pensiones de Noruega, el más grande del mundo con un capital bajo gestión cercano a los 900.000 millones de dólares, está buscando profesionales y ejecutivos del sector inmobiliario en distintos países de todo el mundo. La idea es lanzar una nueva división inmobiliaria que invertirá unos 10.000 millones de dólares en propiedades durante los próximos tres años.

El fondo ha puesto el foco en perfiles como jefe de riesgos, administrativos y profesionales del sector, de acuerdo con las ofertas que ya está publicando en la prensa noruega. Estos nuevos ejecutivos “tendrán un papel clave en el desarrollo de la nueva estrategia organizativa que fortalecerá nuestra capacidad para invertir y gestionar activos inmobiliario”, advierte el fondo.

El fondo ya obtuvo la aprobación para invertir en propiedades inmobiliarias en 2010 pero es ahora cuando se ha puesto manos a la obra con el objetivo de conseguir que, en los próximos tres años, el 5% de su patrimonio esté colocado en este tipo de activos. Según ha dicho a Bloomberg Thomas Sevang, un portavoz del fondo, la nueva división no operará como una entidad separada y confirmó que las nuevas contrataciones que planea son parte de esta expansión natural.

De acuerdo con un documento de estrategia publicado el pasado 24 de junio, el fondo confirmó que aumentará su plantilla en un 60% durante los próximos tres años para hacer frente a esta expansión. Así el fondo pasará de tener una plantilla de 370 personas a otra con casi 600 efectivos. La mayoría de estas contrataciones se harán fuera de Noruega, y al menos 200 puestos serán para el sector inmobiliario.

El tamaño del fondo es gigantesco y sus recursos provienen de los cuantiosos ingresos que el estado noruego obtiene con el petróleo. A modo de ejemplo, posee el 1% de la renta variable a nivel global. Pese a todo, está empleándose a fondo para conseguir una rentabilidad de al menos el 4%. De ahí la necesidad de explorar nuevas vías de ingresos. Los parámetros impuestos por el Gobierno noruego para canalizar esta inversión son de un 60% en acciones, un 35% en bonos y un 5% en el sector inmobiliario.

Hasta ahora, el fondo se ha hecho con algunos bienes raíces en lugares emblemáticos como Times Square (Nueva York), los Campos Elíseos (París) o la calle Regent (Londres). Su estrategia pasará por centrarse en 10 o 15 ciudades a nivel global, con especial énfasis por ganar terreno en Asia.

Continúa leyendo »